universal_banner1

Presión barométrica – ¿Por qué medirla?

El motivo principal para medir la presión barométrica es para identificar los cambios meteorológicos. A una altitud constante, los cambios de presión barométrica pueden equivaler a cambios de tiempo. El mal tiempo suele ir acompañado de sistemas de baja presión, mientras que el buen tiempo es sinónimo de altas presiones.

Al controlar la presión barométrica, es posible ver los cambios a lo largo del tiempo y con ello hacer una previsión meteorológica. Los momentos en que habitualmente se mide la presión barométrica son:

  1. Antes de una salida al campo. Lo ideal es que el barómetro esté estable o en aumento, lo que indica que seguramente disfrute de buen tiempo.
  2. Por la noche, cuando la salida al campo incluya pasar la noche fuera. Puede observar la tendencia de la presión durante la noche para prever el tiempo que tendrá al día siguiente.
  3. Cuando interrumpe la salida por un empeoramiento del tiempo. Si estima que va a producirse un cambio de tiempo, puede parar y comprobar la tendencia de la presión barométrica. Esto le dará una idea de lo que le espera. (Recuerde: no puede comprobar la altitud y la presión a la vez.)

Regla general

Una bajada de presión de 1 hPa/hora (o 0,03 inHg) puede indicar un empeoramiento del tiempo.

Una bajada de presión de 2-3 hPa (o 0,06-0,09 inHg) durante un período de 2 o 3 horas indica una gran probabilidad de empeoramiento del tiempo.